Un domingo de bici en Quito

Quito es una ciudad llena diversión. Cualquier día, a cualquier hora, hay atracciones o actividades para todos los gustos, en Quito o muy cerca de la ciudad.

En un día normal de fin de semana, cuando el sol no sea un enemigo y decida acompañarme, pero solo muy temprano o muy tarde, es el momento perfecto para poner a mi bicicleta a rodar. Los lugares a los que me puede llevar son muchísimos, pero entre mis preferidos, está el Centro Histórico de Quito.

Por ejemplo un domingo cualquiera, es solo cuestión de tomar rumbo hacia uno de los lugares íconos de Quito y, por supuesto, de Ecuador, el Centro Histórico, que también ha sido reconocido por la UNESCO como el Primer Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Si entro al “Centro” –así “a secas” es para nosotros los quiteños- desde el norte de la ciudad, por el famoso Ciclopaseo de los domingos, empezaré mi paseo admirando desde lejos la majestuosidad de la Basílica, una imponente iglesia de estilo neo-gótico, que tiene su particular historia como cada una de las iglesias de la ciudad. Siguiendo mi recorrido, adentrándome a la selva de cemento, pero regresando en la historia, puedo visitar varias iglesias y cada una de ellas con su característica, que la diferencia de la anterior o de la siguiente. Después de pasar por algunos monumentos, iglesias, parques, llego hasta la “Plaza Grande”, que está rodeada por la Catedral de Quito, el palacio de Gobierno, el Palacio Arzobispal y el edificio del Municipio metropolitano de Quito, la mejor muestra de cuadricula romana con la representación de los poderes políticos y religiosos002E

Mi destino final es mi lugar favorito en Quito, la Iglesia y Plaza de San Francisco, que además será mi siguiente escala. Para entrar a la Iglesia y al Convento, primero debo atravesar la gran plaza que se antepone, en donde las palomas son los visitantes más comunes. Es indescriptible todo lo que se ve dentro de la iglesia o en el museo del Convento; aquí se muestra toda la majestuosidad del arte colonial de la Escuela Quiteña, es una gran muestra de arte y de las habilidades de los ecuatorianos.

Saliendo de la plaza, en la esquina suroccidental se encuentra el nuevo hotel de lujo de Metropolitan Touring, la espectacular e indescriptible Casa Gangotena, donde ya tuve el privilegio de pasar una noche. Toda la decoración, de los salones, los bares, el restaurant, la entrada, las habitaciones, son simplemente una muestra de magnificencia, que combinan a la perfección con la restaurada mansión colonial y sus alrededores. Para percibir el hotel, es necesario visitarlo, porque las palabras faltan para describirlo.

Después de esta rápida visita, ya es casi medio día, así que debo emprender el viaje de regreso a mi casa, pues me espera un largo recorrido hasta el extremo norte del Ciclopaseo.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: